Revisión para Conductores

Sabemos que la conducción es una tarea habitual que millones de personas realizan cada día. Puesto que la visión es el sentido encargado de proporcionar el 90% de la información cuando conducimos, creemos que es necesario concienciar a las personas de los riesgos que pueden correr cuando la visión no es buena.

Por ello, proponemos una batería de pruebas sencillas que el óptico-optometrista puede realizar de manera rápida y en tan sólo 7 minutos conocer de manera global si el estado visual de esa persona es el óptimo para la conducción. Las pruebas propuestas informarán sobre aspectos concretos que están directamente relacionados con esta tarea, tales como:

El campo visual, importante para ver cómodamente los retrovisores o peatones que cruzan.

La capacidad de percibir objetos de manera nítida y la visión en tres dimensiones<, implicadas en el reconocimiento de las señales de tráfico a tiempo, la detección de posibles obstáculos o peatones en nuestro trayecto.

El tiempo de recuperación tras el deslumbramiento, es decir, lo que tardamos en volver a ver bien a la salida de un túnel o tras el destello provocado por las luces de otro automóvil.

Tras realizar estas pruebas, el conductor obtendrá información útil sobre el estado de su visión y sobre los riesgos a los que se enfrenta en caso de que ésta no sea correcta.

Revisión para conductores

1. Anamnesis

Realizaremos las siguientes preguntas:

  • ¿Tienes dificultades para ver bien los carteles, señales o GPS?
  • ¿Te molestan las luces cuando conduces de noche?
  • ¿Evitas conducir en alguna situación? Por ejemplo, de noche, cuando amanece o atardece, cuando está nublado…

Con las respuestas del paciente el óptico-optometrista puede anticipar los posibles resultados de las siguientes pruebas que realizará. Por ejemplo, si tiene dificultades para ver bien las señales, es posible que su agudeza visual sea inferior a 1.

2. CONFRONTACIÓN DE CAMPOS

Con esta prueba obtenemos de manera global información sobre el campo visual del paciente, pudiendo detectar pérdidas importantes de campo visual.

  • Método: El examinador se pone frente al paciente a la altura de sus ojos. El paciente se tapa un ojo con su mano. El examinador se tapará el ojo confrontado. Sin dejar de mirarse, mostrará números con los dedos en los diferentes cuadrantes desde fuera hacia el campo de visión. La prueba se repite para el otro ojo.
  • Valores normales: El paciente debe detectar los dedos al mismo tiempo que el examinador.

Personas con pérdida de campo visual tienen más probabilidades de sufrir colisiones en cruces y accidentes con peatones.

En caso de observar una pérdida de campo visual debemos buscar el origen de esa anomalía con pruebas complementarias o derivando al especialista.

3. Agudeza visual en visión lejana

La AV determina la capacidad de discernir detalles de manera nítida.

  • Método: En visión lejana, pedir al paciente que identifique las letras de menor tamaño posible. Realizar la prueba de manera binocular. Con o sin gafas, dependiendo de cómo conduzca habitualmente.
  • Valores normales: AV binocular=1 o superior.

Una persona con AV de 0.5 que circula a una velocidad de sólo 50 kilómetros por hora, necesita tres segundos más para leer una señal de tráfico que un conductor con su agudeza visual en perfectas condiciones.

4. Agudeza visual en visión lejana con bajo contraste

Misma capacidad pero con menor contraste, situación que se aproxima más a la visión real.

  • Método: Pedir al paciente que identifique las letras de menor tamaño posible con contraste del 40%. En VL y binocular. Con o sin gafas, dependiendo de cómo conduzca habitualmente..
  • Valores normales: AV binocular= 0.8 (16/20) o superior.

En nuestro día a día estamos expuestos a condiciones de luminosidad baja cuando anochece, está nublado o llueve. Una persona con problemas de percepción de contrastes, podría multiplicar las probabilidades de verse implicada en accidentes.

5. Estereoagudeza

Capacidad de ver en tres dimensiones

  • Método: Colocar las gafas de estereopsis y pedir al paciente que identifique la figura que sobresale. Este test se realiza en visión próxima.
  • Valores normales: 30’’ o inferior.

En nuestro día a día estamos expuestos a condiciones de luminosidad baja cuando anochece, está nublado o llueve. Una persona con problemas de percepción de contrastes, podría multiplicar las probabilidades de verse implicada en accidentes.

6. Tiempo de recuperación tras el deslumbramiento

Tiempo que tarda en recuperar la visión tras el deslumbramiento.

  • Método: Pediremos al paciente que mire a la luz de la linterna durante 10 segundos. Pasado ese tiempo, aislamos un optotipo de la línea de AV=0.5 pedimos al paciente que lo mire y nos avise cuando sea capaz de leerlo. Cronometraremos el tiempo que tarda en volver a ver el optotipo.
  • Valores normales: Personas <40 años deben recuperarse en menos de 60seg. Entre 40 y 50 años en menos de 90seg y >50 menos de 120seg

Las personas que sufren más deslumbramiento necesitan más tiempo para recuperarse del mismo, aumentando por tanto, el tiempo de reacción frente a un peligro o imprevisto.

Top