DEFECTOS DE VISIÓN EN CASA DEL NIÑO: MODO DE EMPLEO

Los defectos de la visión tienen que tomarse en serio en casa del niño.
nene9a

DEFECTOS DE VISIÓN
A DETECTAR EN CASA DEL NIÑO

¡Cuánto antes se detecte, más rápidamente podremos arreglarlo! Este lema se adapta particularmente bien a la inmensa mayoría de los defectos de visión en los niños.

Los problemas más corrientes, o ametropías, consisten en variaciones de la puesta a punto del ojo del pequeño. Estas modulaciones se atenúan con desarrollo del ojo y la edad, hasta desaparecer totalmente.

Pero todos los defectos se curan por sí mismos; por eso, es importante conocerlos bien con el fin de poder actuar en consecuencia.

nene9b

LOS SIETE DEFECTOS
POTENCIALES DEL OJO DEL NIÑO

Entre los defectos de la visión que se pueden ver en casa podemos encontrarnos:

– El estrabismo: se comprueba porque el niño mira bizco y puede ver doble. Este defecto puede ser aislado o combinado a otros problemas. Su origen puede también ser de origen muscular. Detectar el estrabismo y tratarlo permite que el niño recobre una buena visión.

– La ambliopía: designa una agudeza visual débil no mejorable por una corrección óptica. El riesgo de la ambliopía, cuando se da en un solo ojo, es que el otro lo compense. Podemos ser alertados de este problema por la colocación o el porte de la cabeza del niño. Hay que intervenir rápidamente para tratar la ambliopía, porque cuanto más tiempo pase, más difícil será recuperar la visión del ojo ambliope.

– El daltonismo: consiste en una mala percepción de los colores, particularmente los rojos, los verdes y los azules. Difícilmente detectable, este defecto no se arregla. Conviene acompañar al niño y explicarle su diferencia de percepción de los colores.

– La hipermetropía: es una mala visión de cerca. El niño que sufre de hipermetropía tiene un ojo demasiado corto y la luz recibida no se forma sobre la retina, sino para atrás. El esfuerzo que necesita hacer cansa el ojo. Las gafas adaptadas tratan este defecto.

– La miopía: es una mala visión de lejos. Al contrario de la hipermetropía, el niño miope tiene un ojo demasiado largo. La luz recibida se forma por delante de la retina. Se corrige llevando gafas.

– La miopía evolutiva: es debida a una longitud axial demasiado grande del ojo. Este problema puede aparecer en la infancia y evolucionar hasta la edad adulta. Es importante seguirlo para aportar una corrección adaptada y se recomienda un seguimiento semestral por parte del médico oftalmólogo.

– El astigmatismo: es una visión deformada donde el niño puede confundir letras parecidas como la D y la O, o la H y la M. Este defecto debe ser tratado y dar lugar a un seguimiento regular. Es corregido gracias a gafas adaptadas.

A CADA DEFECTO,
SU SOLUCIÓN

Cada defecto de la visión del niño encuentra su solución. Lo importante para el niño es que tan pronto como presente signos de mala visión, vaya a la consulta del oftalmólogo. La mayoría de las veces, llevar lentes adaptadas resolverá el problema. Cuanto más pronto se detecte el problema, más posibilidades tiene de curarse.

Si ningún tratamiento es eficaz, como sucede en el caso del daltonismo, hay que acompañar al niño, escucharle y prestarle atención, explicándole que su problema no le impedirá llevar una vida normal.

nene9c