La tecnología y tus ojos

El uso regular de aparatos digitales puede perjudicar tu vista. Es importante proteger tus ojos.
tablet_dispositivos_digitales_essilor

TUS OJOS Y EL MUNDO DIGITAL UN ENTORNO MULTIPANTALLA

En los últimos años, el uso de las pantallas se ha popularizado enormemente. El mundo digital facilita mucho la vista de los usuarios pero supone un esfuerzo extra para los ojos.

PROTÉGETE DE LA LUZ AZUL-VIOLETA

Las pantallas de los dispositivos electrónicos emiten luz azul-violeta, perjudicial para la mácula, la parte central de la retina.

Cada vez más estudios confirman que la sobreexposición a luz azul-violeta favorece el envejecimiento ocular, ya que aumenta la producción de lipofuscina y acelera sus componentes fototóxicos. Estas circunstancias favorecen la aparición de la degeneración macular asociada a la edad o DMAE.

LENTES PROTECTORAS

Para mantener los ojos a salvo en los entornos multipantalla, es aconsejable protegerlos con lentes específicas que filtran la luz azul perjudicial (luz azul-violeta), permitiendo el paso de luz azul beneficiosa, conocida como luz azul-turquesa.

FATIGA VISUAL DIGITAL

Otro problema derivado del uso excesivo de pantallas es que aumenta el riesgo de aparición de la fatiga visual digital, también conocida como Síndrome Visual Informático o SVI. La fatiga visual digital puede ocasionar, entre otras cosas, enrojecimiento, irritación o sequedad de ojos, visión borrosa, dolor de cabeza, espalda y hombros y favorecer la aparición o empeorar, algunas circunstancias visuales como la presbicia o vista cansada.

DESCANSOS DIGITALES

Hacer descansos visuales es también muy recomendable para evitar la sobreexposición a la luz azul nociva. Los expertos recomiendan que, cada 20 minutos se deje de mirar la pantalla y se mire a un objeto situado a unos 20 pies (6 metros), durante 20 segundos. Es lo que se conoce como la regla del 20-20-20.

Parpadear con frecuencia, usar lágrimas artificiales y mantener una correcta ergonomía frente al ordenador (situar la parte superior de la pantalla a la misma altura que los ojos), así como evitar los reflejos en la pantalla y ajustar su brillo y contraste, también contribuye a mejorar las condiciones visuales en la vida digital.